2/1/17

Los "trucos" del vestuario latino de las bailarinas de ballroom



Feliz Año Nuevo 2017  estrenado con este nuevo post  que vienes pidiendo hace ya días. Ante todo gracias a toda la gente que habéis contactado conmigo preguntando, presentándoos o agradeciendo esta serie de artículos acerca de la estética en el "Ballroom" o "Baile deportivo de competición".

Esta vez el tema será el vestuario, porque veo que genera mucha curiosidad el porqué y el cómo.
Voy a intentar hacer un pequeño resumen para aclarar algunos aspectos básicos.

Hay dos estilos muy diferenciados de vestuario, tanto en el hombre como en la mujer :
-Vestuario latino de mujer (del que hablaremos hoy) y de hombre.
-Vestuario standard de mujer y de hombre.


Vestuario latino mujer:

Es el que se usa para los bailes latinos (chacha, samba, rumba, pasodoble y jive)
No hay un patrón a seguir, pero es importante que cumpla una serie de requisitos:
-Cómodo,
-elástico (para permitir todos los movimientos),
-bien ajustado al cuerpo para que siempre esté en su sitio. Ha de ser una "segunda piel",
-que potencie y ayude en el baile y en la estética de quien lo lleva. Igual que para salir a la calle buscamos ropa que nos favorezca, también aquí se ha de buscar que el vestuario potencie todo lo bueno de la bailarina  (comenzando por su baile) y si hace falta, disimular imperfecciones.

Es por esta última razón que no podemos hablar de un patrón sino que hay tantos como bailarinas diferentes: más cortos, más largos, con flecos, con plumas, muy descubiertos o más tapados, con mucha piedra o sin ella, ...
Quizás cuando uno piensa en el vestido latino por excelencia se lo imagina corto, con mucha piel al descubierto, con mucha pedrería; pero la realidad es que, como ya te comento más arriba, depende mucho de quién lo lleva y sobretodo, de la moda, porque las tendencias también tienen mucho que ver en la estética del vestuario.

La pregunta más repetida que me han hecho siempre ha sido: ¿cómo puede ser que con tanto movimiento el vestido NUNCA caiga, se mueva, resbale...?
Pues bien, aunque el "NUNCA" tampoco es real (a veces puede pasar algún que otro desastre), la verdad es que por norma general es así: el vestido va muy bien adherido al cuerpo y es por esa razón que en la mayoría de los casos están hechos a medida.

"Secretillos" acerca del vestuario:

-Las telas: han de ser elásticas y no es fácil encontrarlas. Hay marcas especializadas de baile de salón que las fabrican, y la gente profesional del mundillo las conoce.
PROS:
       Hay de de todos los colores y texturas.     
       Quedan perfectamente adheridas al cuerpo
       Permiten todo tipo de movimiento.
       Son muy gustosas al tacto y muy bonitas.
CONTRAS:
       Solo encuentras variedad en las marcas especializadas en este deporte.
       Son difíciles de conseguir.
       Son muy caras.

Algunas marcas: Chrisanne, Choice, Eda Chu

-La pedrería: No es obligatoria pero se usa en la mayoría de los casos. Da mucha luz y brillo al vestuario y lo hace muy llamativo (punto importante ya que hablamos de un deporte en el que se juzga comparando con otras parejas).
La pedrería se pega a la tela (aunque puede haber alguna pieza puntual que vaya cosida). Para ello es importante que se use un adhesivo especial y una pedrería de calidad, que casi siempre es Swarovski (hay muchas otras pero ni se acercan a la calidad y el brillo de éstas).
Desde hace unos años, en lugar del adhesivo para tela se usa directamente el Swarovski termoadhesivo (hotfix), que solo necesita calor aplicado con un aparato especial. Es más rápido, más limpio y queda mejor adherido.
PROS:
     Dan brillo y hacen resaltar el vestuario
CONTRAS:
      Son muy laboriosas de colocar
      Son muy caras
      Siempre van cayendo, por lo que hay que ir reponiéndolas
      Es más entretenido y delicado lavar los vestidos

Como ves hay más CONTRAS que PROS, pero como ya habrás deducido, este PRO vale más que todos los contras (que no son pocos).

-Otros complementos:  plumas, flecos, volantes... Hay un sinfín de posibilidades que dependen de tu imaginación y de lo que te siente mejor o de lo que quieras potenciar.


 -La sujeción: He aquí una de las mayores intrigas para la gente. ¿Cómo hacerlo para que, aún pareciendo que casi no hay lugar donde agarrarse, el vestido no se desmonte, ni nos deje medio desnudas a mitad del baile y además, en el caso que el vestido tenga movimiento, siempre vuelva a su lugar?
Pues la respuesta está en la manera de coserlo. Los vestidos llevan en algunos casos telas de base pegadas al cuerpo sobre las que se cosen otras telas, el sujetador incorporado y accesorios. También es imprescindible la colocación de tiras elásticas "invisibles" que mantengan todo en su lugar.
La sujeción es importantísima, ya que cuando estamos bailando no podemos estar pendientes de que no se mueva el vestido.

Por todas estas razones es por las que, si vas a hacerte un vestido para bailar por primera vez, te recomiendo que vayas a buscar a alguien especializado o te asesores muy bien. Un sastre o una modista pueden ser muy buenos, pero no tienen porqué saber las necesidades que tiene un bailarín para con su vestuario, o si las sabe, no tiene la experiencia en ello, como seguramente la mayoría de los profesionales del baile deportivo no sabrán coser un vestido de novia.

Y por último, recordarte que cuando bailamos en pareja hemos de tener en cuenta que el vestuario de ambos ha de ir acorde. La imagen de la pareja ha de ser estética y coherente.

Esto es todo por hoy.  Espero haber aclarado las dudas que tenías acerca de este tema. Como ya sabes, si ha quedado algo en el tintero puedes escribirme o poner un comentario y te responderé  o sugerencias que se te ocurran que puedas añadir.

A todas y todos, muchas gracias y ... a Bailar el Año Nuevo 2017!!!