10/1/14

NO maltrates tu cuerpo estirando.


¡Se acabó estirar de cualquier manera!. Hasta hace unos años todo valía: la brusquedad e incluso el dolor formaban parte de esta práctica habitual e imprescindible para bailarines (y deportistas en general). El lema "No hay beneficio sin dolor" es tan obsoleto como disparatado.
Hoy en día se ha demostrado que no sólo no es una manera de conseguir resultados sino que incluso podemos provocar el efecto contrario a lo deseado: lesiones, dolores crónicos, rigidez, microroturas fibrilares que a la larga van haciendo que el músculo pierda su capacidad elástica,...
Hay maneras y maneras de estirar, pero NO todas son recomendables.
Queremos darte una serie de tips que pueden serte útiles y ayudarte a hacer de esta práctica algo "rentable"; sacar provecho de este tiempo que inviertes en tus ejercicios y hacerlo optimizando esfuerzos.
¿Quieres saber cómo?
Ropa y calzado cómodo y...


1.-Es mejor no estirar en frío, antes de haber calentado previamente el músculo. Estirar no es calentar y el músculo en frío es más frágil y fácilmente "lesionable". En el caso que se haga, ha de ser con extremo cuidado y suavidad, aunque siempre va bien comenzar moviendo un poco tu cuerpo para calentar los músculos.
2.-Estiramiento fácil: Al comenzar a estirar se mantendrá entre 10 y 30 segundos el estiramiento fácil, sin forzar y aguantándolo a partir del momento en el que se nota una ligera tensión que no sea desagradable. El estiramiento fácil reduce la tensión y la rigidez y prepara los tejidos para el estiramiento progresivo.
3.-Estiramiento progresivo: Después del estiramiento fácil continúa con el progresivo, llevándolo un poco más allá hasta notar nuevamente una tensión moderada, y sostenlo por 10-15 segundos sin sentir dolor.
El estiramiento progresivo tonifica los músculos y aumenta su flexibilidad.
Eso sí, "nunca" permitir que haya dolor. El dolor es significado de "exceso".
4.-Respiración:  Ha de ser lenta, controlada y rítmica. Cuando se entra en la posición de estiramiento se ha de expulsar el aire y luego respirar lentamente mientras se mantiene el estiramiento.
No debe contenerse la respiración durante el ejercicio. Si se produce tensión se ha de relajar la posición hasta conseguir respirar con normalidad.
5.-Contar: Al principio es aconsejable contar mentalmente mientras se realiza cada estiramiento, así se mantendrá la tensión adecuada durante el tiempo necesario. Cuando ya tengas práctica no necesitarás de este recurso; simplemente la sensación te dará la referencia del tiempo que has de estar en cada posición.

Hay muchas tablas de estiramientos específicas para cada parte del cuerpo que puedes encontrar en internet, libros,...o bien consultar a un profesional en el caso que quieras algo muy específico o para algún objetivo muy concreto.

Y para finalizar, lo que más sirve: "el sentido común" y el conocimiento que cada uno tiene de su cuerpo. Cada persona es un mundo y por lo tanto, cada cuerpo tiene unas capacidades y unas necesidades que para nada pueden standarizarse. Escucha a tu cuerpo, siente lo que te dice y sobretodo mímalo; mímalo mucho.


Bibliografía: "Estirándose". Bob Anderson. "Guía completa de estiramientos para tonificar, flexibilizar y relajar el cuerpo".